Etiquetas

Videos RE/MAX

Loading...

lunes, 28 de diciembre de 2015

¿Cómo ser feliz? ¿Dónde está la felicidad? ¿Quiero ser feliz? 
1.- Sal de la casa: Con 20 minutos al día puedes esquivar la depresión y lograr mejorar tu estado de ánimo. Según varios estudios, la temperatura ideal para sentirse felizsería de 13.9°
2.- Coopera con los demás:Si destinas cerca de 100 horas al año en ayudar a las personas mejorara tu sensación de felicidad.
3.- Medita:Después de realizar esta práctica aumentan los sentimientos de empatía, satisfacción y calma.
4.- Comparte con amigos y familia: Experimentos descubrieron que el sentimiento de apoyoque nos ofrecen nuestros seres queridos y familia ayudaría a prolongar la vida.
5.- Sal de vacaciones:Científicos indican que durante la planificación de las vacaciones se alcanza el mejor estado de ánimo, asociado a la felicidad.
6.- Vive cerca del trabajo:Las múltiples situaciones a las que nos enfrentamos durante nuestro trayecto al lugar de trabajo desvirtúan el concepto de vida feliz. La reducción del tiempo destinado a esta práctica suele evitar efectos molestos.
7.- Da las gracias:Mira el lado positivo de las cosas y agradece. Según estudios, escribir en un diario las cosas buenas del díatiene un impacto positivo en el estado emocional.
8.- Realiza ejercicios:Al menos siete minutosal día de actividad física diaria puede ser una estrategia eficaz para combatir la depresión, además de ayudar a la relajación, mejorar la capacidad cerebral y el estado físico.
9.- Duerme:La falta de sueño no le permite a las personas con insomnio recordar a las personas sus experiencias y situaciones gratas. Dormir con normalidad facilita activar las emociones positivas.
10.- Sonríe ante todo:Este sencillo gesto tiene múltiples beneficios, ya que permite mejorar la atención y las funciones cognitivas e incluso combate al stress.

Ser feliz depende de ti. Reacciona y disfruta de cada día.

lunes, 21 de diciembre de 2015

6 Técnicas para ser un buen Comunicador


Una de las claves para tener éxito en la vida es ser un buen comunicador. Todo gran líder necesita ser un gran comunicador. En este artículo me enfocaré en 7 secretos para ser un buen orador.
Bien sea que se nos presente una oportunidad ocasional de dar una presentación en el trabajo o que dependamos en nuestro negocio o profesión de constantes presentaciones, charlas o discursos, estos 7 secretos te ayudarán a convertirte en un gran orador.

 1- Entiende su objetivo principal: Ser memorable.

El objetivo principal de toda presentación o charla es ser memorable. Es que las personas se recuerden de algo de lo que dijiste 1 hora, 1 día, 1 mes y 1 año después. A veces confundimos el objetivo de una charla con convencer a alguien que compre un producto, o en entretenerlo, o hacerlo llorar, etc. Todas las estrategias y técnicas que utilices son importantes, pero el objetivo final es ser memorable.

2- Se enfoca en las necesidades de la audiencia:

Ningún discurso se repite de manera igual a distintas audiencias. Las distintas audiencias tienen diferentes necesidades y un buen orador se toma el tiempo de entender cuál es su audiencia y cuales son sus necesidades.
Las ideas principales pueden ser las mismas, pero las preguntas, los ejemplos e inclusive el flujo de la presentación variará si le estás dando la charla a unas profesoras de primaria versus a un grupo de médicos o empresarios.

3- Tienen una Estructura:

Toda buena presentación tiene una estructura: Principio, Medio y Final. En el “Principio” el orador se enfoca en plantear el problema y dar la promesa por un máximo de 5 minutos. Luego en el “medio” da su presentación y finaliza cumpliendo su promesa de una forma que sea memorable creando impacto en la audiencia.
Un tip: Yo no recomiendo que las personas memoricen una charla. Sin embargo, si recomiendo que memoricen “el final” de su presentación. Siempre es importante estar listo para cerrar la presentación en cualquier momento y necesitamos saberlo de memoria.

4- Aplican intencionalmente el Lenguaje No verbal.

El lenguaje no verbal (gestos, vestimenta, movimientos, posición de las manos, etc.) es tan importante como lo que se dice en una presentación. Los buenos oradores comprenden cómo desenvolverse en el escenario maximizando la comunicación vía el lenguaje no verbal.
¿Quieres inspirar confianza y honestidad? Mantén las manos fuera de los bolsillos y abiertas con las palmas apuntando a la audiencia. ¿Quieres que se enfoquen en tu rostro? Vístete de un color neutro y oscuro. ¿Quieres mantener a la audiencia atenta? Haz pausas y cambia el volumen de la voz en distintos momentos.

5- Interactúan con la audiencia:

Interactuar con la audiencia siempre ayuda a mantener a la audiencia atenta al mensaje. Lo importante es que sea corto y específico. Las interacciones demasiado largas causan aburrimiento por parte de los que nos son parte de la interacción. Sin embargo, interacciones cortas obligan a las personas a estar atentas porque no saben si les van a preguntar a ellos en cualquier momento.

6- Son Prácticos:

Los mejores discursos y charlas son las que llevan a la audiencia a algún tipo de acción. Por ello los mejores oradores llevan su tema a los niveles prácticos de manera que cualquier persona pueda aplicar algo de manera inmediata.
Recuerda siempre llevar tus charlas y presentaciones a niveles prácticos. Las personas necesitan hacer algo luego de que te escuchen. Ese “algo” que hagan hará tu discurso memorable.
¿Cómo te defines tu?
Ahora tienes la oportunidad de cambiar y ser un gran comunicador.
En tus manos está!

lunes, 14 de diciembre de 2015

Diez Técnicas para ser un Buen Líder

No nacemos líderes pero muchos de nosotros tenemos las capacidades para serlo pero debemos desarrollarlas. No se puede confundir directivo y líder. Un líder crece a través de su desarrollo personal y con la repetición de hábitos positivos.
Tener iniciativa creativa, saber gestionar conflictos o saber gestionar tu tiempo son por ejemplo competencias y técnicas para ser un líder que no se pueden aprender de un día para el otro. Se necesita entrenamiento y poder disponer de información y formación adecuada.
La clave está en luchar cada día por incorporar nuevos hábitos positivos en tu vida laboral al igual que en tu vida personal.
Lo que define a un líder son sus valores y sus experiencias. Hay ciertas cualidades que todo líder debe reunir.
Si quieres conocer las técnicas para ser un líder debes empezar por conocerte a ti mismo. Es la base para ser un líder. Debes descubrir cuales son tus propios valores, lo que te apasiona y te motiva para llegar a tener una vida plena y satisfactoria.
Cuando descubres cuáles son tus valores y principios, ponlos en práctica firmemente y empieza a liderar en base a ellos. Debes permanecer fiel a quien eres y encarar los retos. Por eso debes llevar una vida equilibrada.
Uno de los secretos de un buen líder es ser un ejemplo para los demás y transmitir tus valores a tu equipo.
Podríamos resumir las técnicas para ser un buen líder en estas características:
1Aptitudes diarias: Actúa apasionadamente, se optimista, motiva y valora a tu gente, demuestra tus valores en los pequeños actos con todos, todo el tiempo (honestidad, coraje, perseverancia, lealtad, humildad).
2. Relaciones interpersonales: El liderazgo no tiene nada que ver con el cargo o el título, el liderazgo se demuestra con las relaciones interpersonales. Cumples promesas, escuchas atentamente, dices la verdad, fomentas el respeto y logras relaciones de confianza duradera y genuina.
3Mueve a la acción: ser un líder no es dirigir a los demás, sino que debes tener actitudes que inspiren a las personas de tu entorno y las muevan a actuar.
4Eficacia personal: Enfócate en lo valioso, prioriza, reclasifica las metas, ten momentos de reflexión solo o sola.
5Visión: las ideas se han convertido en la materia prima de los proyectos exitosos, pero no son más que eso, materia prima. Después de la creatividad e innovación falta la ejecución. Debes crear e innovar pensando en la ejecución desde un principio.
6Ser el Coach del equipo: aconsejas, observas cosas que se pueden mejorar, compartes experiencias pasadas generosamente.
7Tomar decisiones: Toma las decisiones necesarias y ponlas en práctica después de consultar a tu equipo. Cuanto más los miembros del equipo puedan participar  en la toma de decisiones mayor será su motivación.
8Comunicar: Debes saber lo que quieres, comunicar con eficacia tus intenciones, transmitir tu fuerza y dinamismo a los demás.
9. Gestionar el tiempo: Si sabes gestionar tu tiempo, eres capaz de administrar cualquier cosa.
10. Gestionar los Conflictos: La gestión de los conflictos es uno de los puntos en los que un líder se pone a si mismo más en juego. Porque en este caso, debes demostrar tus habilidades de liderazgo: capacidad de análisis, justicia en el diagnóstico, construcción y alineamiento de tu equipo.
¿Te consideras un buen líder?


lunes, 7 de diciembre de 2015

Las mujeres que ocupan cargos directivos son percibidas como más sociables, comunicativas y cercanas que los hombres. Tradicionalmente las mujeres siempre han intervenido mucho menos en el mundo laboral que los hombres. Las costumbres sociales, todavía muy arraigadas, suponen el principal obstáculo con el que se encuentra la mujer para poder desenvolverse profesionalmente.
Sin embargo, la sociedad ha ido evolucionando en los últimos años, las familias y los roles familiares se han modificado, y la mujer se ha ido introduciendo poco a poco en el mercado laboral iniciando un cambio de paradigma que, entre otros factores, se traduce en la demanda por parte de las nuevas generaciones de un estilo de liderazgo empresarial más femenino.

Pero ¿Cuáles son las principales diferencias entre hombres y mujeres directivos en lo que a rasgos de personalidad se refiere? Según un análisis realizado por Hudson, consultora de recursos humanos especializada en la atracción y gestión del talento, las mujeres son altruistas, orientadas a personas, cooperadoras, autoexigentes y con habilidades sociales, mientras que los hombres son más extrovertidos, comunicativos, poseen un mayor control de las emociones y son por lo general, más ambiciosos. Estos resultados han sido obtenidos a través del Cuestionario de Actitud Profesional que mide hasta 25 rasgos de personalidad.

El estudio ha definido dos perfiles claros de dirección, el femenino y el masculino. Aunque esto no significa que todas la mujeres tengan el perfil femenino ni todos los hombres el masculino. Así, el perfil de directivas que desarrollan un estilo de liderazgo similar al de los hombres, son percibidas como más serias, autónomas, exigentes y orientadas a la tarea. Por el contrario, el estilo más cercano a las mujeres en general, hace que sean percibidas como más sociables, expresivas, comunicativas y cercanas.


Aunque sigue predominando el perfil masculino en los puestos de mando, estas últimas habilidades, más cercanas a las mujeres, son cada vez más imprescindibles en las empresas, por lo que las nuevas generaciones empiezan a demandar un estilo de liderazgo más relacionado con el femenino, es decir, más participativo, más colaborador y menos jerárquico, que les ayude a alcanzar con mayor probabilidad de éxito sus objetivos.