Etiquetas

Videos RE/MAX

Loading...

domingo, 29 de septiembre de 2013

¿Quieres superar el Miedo de hablar en público?

Cuando lideras en una gran compañía o en tu propia empresa, habitualmente tienes conversaciones con clientes y muchas veces te encontrarás teniendo que hacer presentaciones o dando conferencias sobre tu área de experiencia. No te imaginas la cantidad de personas que, aún teniendo que hacerlo cotidianamente, temen pararse frente a una audiencia y no logran expresarse correctamente o generar confianza y seguridad en lo que dicen.

¿Te sucede lo mismo? La clave esta en  "lograr hablar en público en un estado interno de plenitud" 

¿Como lograrlo? Desde la Escuela RE/MAX by RE/MAX University te aportamos cuatro consejos  que te ayuden a ganar más confianza frente a una audiencia y perder el miedo: 


  1. Presta atención al contexto físico: antes de iniciar la presentación o exposición, tienes que asegurarte que el contexto exterior no perturbará tu concentración interior. Interrupciones, equipos informáticos que no funcionan, falta de sillas ( o por el contrario exceso de sillas que dan la impresión de que "no vino mucha gente") sólo colaborarán en subir tu nivel de nervios y de inseguridad. Familiarizate con el contexto al menos un día antes del gran día. Si puedes, practica allí. Prueba el sonido, la pantalla, los efectos, luces, todo lo que tengas preparado. Ese día intenta llegar mucho tiempo antes y estar listo para arrancar antes de la hora pautada, así tienes la posibilidad de cruzar algunas palabras y darle la bienvenida a tu público. Esto te hará liberar estrés y ganar terreno y te será mucho más sencillo luego hacer contacto visual con ellos y generar una ida y vuelta de reconfirmación que te dará mayor seguridad.
  2. Busca generar interés e impactar: pregúntate, ¿cuál es el mensaje que quiero que se lleve mi público? Y trabaja sobre ese impacto. Ofrece tu discurso en forma de relato. Las personas entendemos mucho más a través de imágenes y representaciones (ejemplos o anécdotas) que con conceptos abstractos descritos en una secuencia de palabras y frases. Busca "contar un cuento". Utiliza una introducción, nudo y desenlace para poder ofrecerle una correcta secuencia a tu exposición. Busca generar efectos (emociones, sensaciones) para que las experiencias queden mucho más arraigadas a la memoria de tu público.
  3. Cuida tu estado emocional: cuando enseñas, expones o transmites tus conocimientos, además estás inspirando a tu público emociones y sensaciones. Si tu estado emocional no es del todo propicio, probablemente termines generando reacciones que no sean las que esperas. Es importante que demuestres cuando estás entusiasmado y contento porque de esa forma transmites tu naturalidad al público y le das vida a tu relato. ¿Auditorio difícil? Defiende tu estado mirando a quienes te refuerzan y no a quienes están contrariados con tus palabras.
  4. Imprimele tu personalidad: dale tu toque personal, se tú mismo. Lo importante es que el público pueda verte con naturalidad. A veces quieres tomar determinadas posturas con las manos, o con el cuerpo y esto te genera más rigideces y muestras que no estás siendo fiel a tu estilo. Es preferible que lo que expongas no sea impecable y perfecto como imaginabas, a que quede como una manipulación o que muestres algo que en verdad no refleja lo que eres.
Habla desde tu zona de confort. No hay nada mejor para ganar confianza en la exposición que rápidamente introducir experiencias propias que ofrezcan valor al auditorio desde tu aprendizaje propio y tu reflexión. No sólo estarás dándoles ideas prácticas de lo que tratas de explicar sino que te sentirás cómodo con lo que expones (porque son tus experiencias y vivencias propias, no estás armando en tu mente un discurso sino que simplemente cuentas lo que pasó) y fortaleces tu seguridad y confianza en el camino.





domingo, 22 de septiembre de 2013

Claves para dirigir Personas y Equipos

El trabajo en equipo de los empleados y sus guías, es fundamental para que la estructura de una organización crezca y se integre. Los protagonistas de ello son sus directivos y líderes. 

Como comenta Daniel García, coordinador del área de formación y Desarrollo de Talento de la Universidad de Anáhuac: "Se necesita hacer un buen uso del poder, mano derecha para dirigir y mano izquierda para tener parte humana en las empresas, la clave en la dirección del personal es conocer de manera perfecta a tus trabajadores, no sólo basta con saberse de su nombre, también hay que conocer el perfil de tus trabajadores, sus logros, su estilo de vida, sus valores y sobre todo su ritmo de aprendizaje"

Uno de los puntos fundamentales para que la interacción directivo y empleado sea exitosa es tener claros los objetivos de la empresa, si los objetivos están perfectamente establecidos, el camino para llegar a ellos será más sencillo, hay que buscar la armonía laboral y siempre recordar que trabajamos con humanos; la calidad de vida de nuestros trabajadores, depende de nosotros y con ello el bienestar en las empresas.

Desde la Escuela RE/MAX by RE/MAX University te aportamos seis consejos claves para la dirección de personas: 


  1. Formación y Desarrollo: Las necesidades de las empresas cambian de manera constante debido a factores externos e internos, con ello, la innovación en el desarrollo para programas de integración es importante. Incentiva a tu personal para que se forme continuamente, es una clave para mantener el liderazgo y el poder.
  2. Cultura Corporativa: La necesidad de una Cultura Corporativa humanizada es la exigencia de los nuevos tiempos. Hay que recordar que el área de recursos humanos debe estar solidificada para el desarrollo de entornos físicos de trabajo que mejoren la productividad y nuevos modelos de gestión. El que no se adapta, no sobrevive.
  3. Talentos: Si nuestra área de reclutamiento y selección no esta fortificada y capacitada, la adhesión de personal a tu equipo podría ser un verdadero dolor de cabeza, y con ello, un impedimento para una correcta dirección. Si tus trabajadores no cuentan con el perfil que sus puestos exigen, el mal ambiente laboral y la falta de interés en sus trabajos afectará al resto del equipo.
  4. Remuneración: Hay que saber en que momento premiar el esfuerzo de los trabajadores, si las compañías hacen un esfuerzo por premiar a quien trabaja y lo hace bien, la dirección de personas será mucho más sencilla. La confianza y el impetu, es una clave para que el liderazgo se ejerza.
  5. Tecnología: Hay que tener en cuenta que la calidad del trabajo de nuestros colaboradores depende de manera directa de la infraestructura con la que se cuente. Si un trabajador cuenta con las herramientas para realizar sus tareas, la captación de mensajes y objetivos será mucho mejor, así, el diálogo entre líderes y empleados será efectivo.
  6. Buen ambiente laboral: Es fundamental para que la dirección del personal se ejecute. Mantener horarios de distracción para el personal, respetar sus horarios de comida, crear incentivos para sus labores e inculcar un balance profesional y personal, son la clave para una buena dirección de personas.




domingo, 8 de septiembre de 2013

Mis ventas están cayendo ¿Que puedo hacer?

Seguramente esta expresión te suene muy familiar y común en estos momentos de cambios y fluctuaciones económicas.

¿Te sientes hoy en una situación similar? Tanto si estas en una situación parecida como si no lo estás todavía lo importante es la anticipación antes de llegar a un nivel más bajo de ventas y desde la Escuela RE/MAX by RE/MAX University os animamos a ello y te aportamos algunas sugerencias para enfrentar esta cuestión, sin ser una solución mágica:


  1. Busca el origen de esa bajada. Es fundamental hacer un análisis profundo y serio de la trayectoria de las ventas y encontrar el origen de la baja o de la tendencia a la baja en las ventas. Detectar si los factores dependen de ti o de tu empresa, o si se refieren a condiciones externas. 
  2. Acción. Una vez detectado el origen, toma al "toro por los cuernos" para hacer lo que corresponda. Revisa lo que estás vendiendo y toma decisiones: cambio del producto, hacer variantes de productos, ofrecer productos adicionales,...
  3. Diseña una estrategia de venta o mercadotecnia, es decir, no sólo revisar tus productos, sino identificar cómo se están vendiendo, ya que si tus ventas sólo van caminando por donde las lleva el viento, tú puedes llevar el viento a ese molino. Sobre todo tienes que tener en cuenta lo que tus clientes quieren, lo que están demandando en este momento y concéntrate en ello, recuerda que no se trata de lo que tú quieres.
  4. Analiza el perfil de tus vendedores, para ver si realmente tienen el perfil que la empresa necesita. Analiza su formación y experiencia profesional. Invierte en la formación de tus vendedores, ellos son la cara de tu empresa y son lo que traen ingresos a tu negocio.
  5. Elabora un plan de ventas posible y aterrizado, esto es que sean metas claras y realizables, y que obedezcan a esa estrategia. Este plan debería ser innovador, buscar nuevos mercados, mejores condiciones que la competencia, etc... Trabaja tu creatividad.
Si no sabes cómo hacer lo anterior, ya sea porque no tienes la capacidad o el conocimiento para hacerlo, busca un especialista que te apoye, y lo más importante invierte en formación tanto para ti como para tus vendedores.



lunes, 2 de septiembre de 2013

10 Claves para aprender una Comunicación eficaz

La mejor manera de aprender a tener una comunicación eficaz es conocer a la persona más cercana a nosotros: nosotros mismos.

Desde la Escuela RE/MAX by RE/MAX University te aportamos las diez maneras de mejorar tu comunicación: 


  1. Habla solo de lo que tu sabes. Para ser un buen comunicador es fundamental practicar lo que has aprendido, mantenerse actualizado en todo momento y compartir lo que sabes. Como ya lo decía Dale Carnegie "hable sólo de lo que usted sabe"
  2. Escucha. Saber escuchar al otro le ayudará a comprender el mensaje, y a plantear preguntas inteligentes. También es fundamental escucharse a uno mismo mientras habla, eso nos ayudará a ser un poco más seguros con nosotros mismos y a decir las cosas que creemos con más convinción.
  3. Humildad. Seamos humildes: Todos cometemos errores, y a veces tendemos a no pronunciar bien las palabras, a trabarnos o a tartamudear. En algunas ocasiones no estamos muy seguros de la pronunciación de una palabra, así que no tenga miedo de preguntar si usted está diciendo la palabra correcta y de la manera adecuada, incluso puedes hacer una pequeña broma sobre el punto. Esto conseguirá distender tu auditorio, y crear cercanía y simpatía.
  4. Sentido del humor Un poco de humor puede hacer maravillas para disminuir la tensión o incluso el aburrimiento ante un discurso largo. De esta forma, obtendrás la atención de la mayoría de sus oyentes, y darás la impresión de ser más accesible y cercano a quienes lo escuchan. 
  5. Establecer contacto con los ojos Es fundamental saber dirigir la mirada. Para esto, haga una cruz mental del auditorio en el cual se encuentra, y vaya recorriendo los cuatro puntos de la cruz, de manera a no mantener la mirada fija sólo en dos personas, sino en los espacios de la cruz trazada.
  6. Ser como el resto de ellos. La interacción es todo acerca de mezclarse con otras personas. Recibirás muchas ideas, y tendrás conocimiento de lo que las personas realmente desean.
  7. Escuchar el sonido de tu propia voz mientras practicas tu discurso delante de un espejo puede ayudar a corregir las zonas de estrés de tu discurso y modulación.
  8. Sonríe. Una sonrisa lo dice todo. No te muestres muy serio a menos que sea un velorio. Lo que  expreses será mucho mejor si puedes expresarlo también con una auténtica sonrisa.
  9. Tener un modelo a seguir. Debe haber al menos una o dos personas a quienes hayas escuchado en tu vida, y cuyo mensaje le haya impactado y dejará huella en ti. Toma nota mental de cómo enfatizan su discurso, y en lo que hacen para captar la atención del auditorio.
  10. Prepárate. Es necesario prepararse de la mejor forma posible, en lugar de anotar sólo algunos garabatos con un pánico apresurado. Recomendamos escribir las partes fundamentales de tu exposición. No escribas tus palabras claves en las palmas de las manos, porque con los nervios y el sudor pueden borrarse. 


Observa, escucha, calla, juzga poco y pregunta mucho Agust Graft