Etiquetas

Videos RE/MAX

Loading...

lunes, 14 de septiembre de 2015

Como jefe: ¿Eres intimidante o motivador?

En ocasiones, los jefes están tan concentrados en el logro de sus objetivos y metas que pierden la perspectiva adoptando, poco a poco, un estilo dictatorial; solamente critican y no mencionar los aciertos de sus subalternos, desean controlarlo todo, su opinión es lo único que vale, entre otros.

Sin embargo, esta conducta sólo será efectiva a corto plazo, ya que por miedo a desairar los empleados harán su trabajo. Sin embargo, a largo plazo no harán su mejor esfuerzo, porque estarán descontentos, en un ambiente laboral tenso que los llevará a aislarse (no trabajarán como equipo) y a salir corriendo apenas puedan.

Es importante observar que muchos estudios realizados han demostrado que la razón que mueve a la gente a trabajar no es solamente ganarse un sustento ni ganar más dinero, sino otros aspectos como el tipo de proyecto, el ambiente de trabajo, etc.

En su rol de líder, un jefe o jefa, además de ser responsable de que el trabajo se haga, es quien debe motivar a su equipo para que lo haga bien y con gusto.

Las razones que llevan a una persona a realizar un trabajo sobresaliente son distintas. A uno lo motivará concluir con éxito un proyecto, a otra el reto, a algunos sentir que ayudan a otras personas, mientras a otras les encanta crear.

Las motivaciones son infinitas, como las personas, y la jefa o jefe debe identificarlos y estimularlo en esa línea.

Cómo ser un jefe motivador

Eres motivadora o motivador si...

  • Felicitas a los empleados cuando lo están haciendo bien.
  • Eres cooperador y tiendes la mano para ayudar al equipo cada vez que lo necesita.
  • Cuando un empleado comete un error buscas junto a él o ella medidas para solucionarlo o para que no vuelva a ocurrir, pidiéndoles que proponga soluciones y preguntando qué requiere para que no se repita.
  • Presumes que los subalternos quieren hacer un buen trabajo.
  • Haces a cada empleado sentirse parte del equipo y tomas en cuenta sus opiniones.
  • Aún si estás molesto, no ofendes ni levantas la voz.
  • Valoras a tus empleados por su aporte al trabajo y también como personas, y se los haces saber.
  • Tienes claro lo que se espera de cada empleado y te aseguras de que el empleado lo sepa también.
  • Eres transparente con tus colaboradores (no hay secretos que solo se comparten con algunos, ni propicias los "bandos" ni el favoritismo), y estás siempre disponible para cuando te necesiten.
  • Te preocupas por el bienestar de los empleados en el trabajo, y cuando se presentan emergencias personales, eres comprensivo.

Cuáles son los beneficios de ser un jefe motivador

Un jefe motivador no sólo logra alcanzar sus metas sino también las del departamento que está a su cargo.

Con un jefe motivador, los empleados harán el trabajo no porque "les pagan un salario" sino porque les gusta y se sienten parte del engranaje de la empresa.

Serán subalternos leales y provocarán un ambiente laboral ameno y productivo. El trabajo se hará igual de bien, aun cuando el supervisor no esté presente, pues los empleados se sienten respaldados y valorados.

Estos empleados estarán más dispuestos a trabajar horas extras, a emprender proyectos especiales y a aportar ideas

No hay comentarios:

Publicar un comentario