Etiquetas

Videos RE/MAX

Loading...

jueves, 3 de noviembre de 2016

Cómo dar una crítica constructiva

Antes o después, como managers llega el momento en el que se tiene que dar retroalimentación negativa a los miembros del equipo. Ningún colaborador es perfecto, y todos necesitamos de un tirón de orejas de vez en cuando. La parte complicada es dar esa retroalimentación de una forma en la que no destruyas la autoestima del colaborador.
Cuando es momento de una revisión de objetivos o una discusión importante con un mal colaborador no te escondas de la situación incómoda. La retroalimentación negativa puede hacerse de una forma en la que no se lastimen los egos, de hecho, cuando se da una forma positiva puede ser muy motivante e inspirador.
Para ello, se puede dar una crítica constructiva usando el método del sándwich. Comienza con un cumplido, agrega de forma gentil lo que debe mejorarse y termina con otro cumplido. Aunque este método puede ser aplicado varias veces, os damos algunos tips adicionales para dar retroalimentación negativa de un forma positiva:
1. Discute el tema objetivo, no a la persona. No hagas declaraciones que parezcan que le dices a la persona “deberías”, “no lo hiciste” o “tus habilidades”. En lugar de eso discute el problema al decir “los clientes no pueden obtener lo que necesitan” o “esto no está muy claro”.
2. Habla de lo que va bien. Es fácil envolverse en todo lo que está yendo mal con una situación. De cualquier forma, los miembros de tu equipo no pueden llenar el vacío de saber lo que no deben hacer si no se les dice. Felicita a los colaboradores por sus fortalezas. Motívalos para que hagan las cosas en las que son buenos. De esta forma, cuando des los comentarios negativos no sentirá como que todo lo que hace está mal.
3. Muestra los números. A un colaborador prepotente le va a parecer imposible que le digan que no está cumpliendo con su trabajo. Tal vez necesite de un ejemplo visual para entender la preocupación. Un informe de su desempeño puede demostrar los problemas con información que ayude a todos a ver las metas.
4. Ponte al mismo nivel. Una de las peores cosas que pueden afectar la conversación es que el trabajador se sienta en un nivel inferior de inteligencia o habilidad. No le hables como si fuera inferior o menos inteligente porque sus resultados no han sido buenos. Trata de encontrar la fuente del problema. Relaciónate con él o ella al compartir una historia personal sobre un problema similar y cuéntale cómo lo resolviste.
5. Reafirma que tienes fe en él o ella. Expresa la importancia de las habilidades del empleado y asegúrale que va a mejorar. Recuérdale que lo contrastaste por una razón; la retroalimentación lo hará más fuerte mientras se enfoca en cumplir las metas.
6. Crea lazos de empatía. La labor más importante de un manager es lograr que su personal crezca y se desarrolle. Esta actitud permite que los miembros del equipo se abran, confíen en él y estén dispuestos a aprender. Crea un ambiente propicio para la comunicación

Aunque estos métodos son inmediatos al dar una crítica negativa, planearlo con anticipación te ayudará. Algo tan simple como el reconocimiento tiene un efecto muy positivo sobre el compromiso y la retención de empleados.

Cuando des una retroalimentación negativa ten una actitud y comportamiento positivo. No dejes que las emociones te dominen. Es vital que des esta crítica para apoyar a tu equipo, ya que si no lo haces puede afectar el éxito de tu empresa. Además, cada colaborador tendrán una oportunidad de conocer sus fortalezas y áreas de oportunidad.  

  
Marco Martín
 Consultor de Desarrollo Junior
RE/MAX España

No hay comentarios:

Publicar un comentario